jueves, 7 de junio de 2012

CARTA ABIERTA AL MOTOCICLISMO RIOJANO

Hay cosas que son difíciles de entender. En la provincia de La Rioja existe una persona que pretende manejar el motociclismo, haciendo gala de una jerarquía que nadie sabe quien le dio. Se pasea por radios, televisión, redacciones de diarios diciendo que es un delegado de una entidad nacional, pero dicha entidad no lo reconoce. Durante años se presentó por todas partes diciendo ser
la máxima autoridad de una institución deportiva, pero resulta que durante esos años no hizo asambleas para presentar memoria e inventario-balances. Utiliza recursos económicos que son de todos los riojanos, con la excusa de usarlos en beneficio del deporte, gracias a la buena predisposición del Gobierno provincial y de las municipalidades, pero  todo es en beneficio propio. Organiza competencias deportivas sin importarle las medidas de seguridad, ni de los deportistas ni del público que se acerca a presenciar. No se le conoce oficio ni profesión, pero sabe muy bien cómo conseguir dinero y tener un buen pasar económico. Hace trabajar a las personas en pro del deporte y a la hora de pagar se esconde como una rata y no da la cara, escondiéndose por los rincones, amenaza mediante cartas documentos sin fundamentos y se cree el dueño de la verdad. Pone trabas a la gente que busca mejorar las cosas y les impide a los deportistas lograr el crecimiento que necesitan. Realiza eventos deportivos, donde los protagonistas no tienen un seguro médico, donde tampoco cuentan con las medidas de seguridad adecuadas para la práctica del deporte. Hoy el motociclismo no está pasando su mejor momento, este personaje que recorre las calles de la ciudad solo tiene una misión, joderle la vida a aquellos que trabajan para lograr que el deporte no decaiga. Basta de amenazar a los deportistas y a la prensa, no pretenda ser el Santo Padre considerándose como ejemplo, Ud. señor no es ejemplo de nada, comete errores graves y no es capaz pedir disculpas. Le comió el brazo a mucha gente que le dio de comer, pero claro….este personaje está acostumbrado a pisarle la cabeza a cualquiera con tal de tener un morado más en su billetera. El motociclismo necesita gente con principios, honesta y que le de beneficios a los deportistas, si busca beneficios propios y obtener ganancias, pruebe con buscarse un trabajo, después de todo el trabajo dignifica.

Tamara Molina